Crece cantidad de muertos en Santa Catarina


Sin cimientos. Las casas en Blumenau quedaron al borde o directamente se precipitaron por los socavamientos.

: Lula Da Silva recorrió la zona de desastre, donde se confirmaron 86 víctimas fatales y temen que la cifra ya supere el centenar 

NAVEGANTES (AP y Zero Hora). Brasil apresuró el miércoles la ayuda a 55 mil personas que tuvieron que abandonar sus casas por aludes de lodo causados por las lluvias y que mataron a 86 personas, mientras rescatistas en helicópteros buscaban a familias aisladas por las aguas crecidas.

Lula da Silva se aprestaba a liberar 520 millones de dólares en ayuda a las víctimas, muchas de ellas sin acceso todavía a agua potable, gas, alimentos y electricidad.

Lula recorrió ayer el golpeado estado de Santa Catarina, particularmente el valle de Itajai, principal polo textil del país, transformado por las lluvias torrenciales del fin de semana en un verdadero mar de barro.

Llovió tanto en los últimos seis días como habitualmente sucede en la misma área del sur de Brasil en cuatro meses.

Las autoridades de Defensa Civil dijeron que los aludes de barro e inundaciones mataron a 86 personas por lo menos, además de dejar desaparecidas otras 30, por lo que el número de víctimas sin vida, estiman, sobrepasará las cien.

Los medios de comunicación locales informaron de saqueos en tiendas y supermercados, así como alzas de precios en algunas áreas donde los alimentos estaban escaseando.

Llegar hasta las víctimas era difícil porque las inundaciones mantienen aisladas ocho ciudades con casi cien mil personas. Los helicópteros, algunos provistos por el gobierno y otros privados, hasta anoche salvaron a mil personas.

“La situación sigue siendo complicada”, afirmó el teniente coronel del Ejército, José Henrique Rufo: “Todavía no se puede llegar a las ciudades del sur, va a tardar algún tiempo”, añadió.

Miles de trabajadores de Defensa Civil, soldados y policías intentaban llevar la ayuda hasta los necesitados. Aproximadamente tres toneladas de medicinas, alimentos, agua y otros suministros ya fueron distribuidos, pero siguen siendo insuficientes.

En ocho municipios completamente aislados, como Pomerode, la ayuda sólo llegaba por helicóptero.

La ciudad más golpeada fue Blumenau, donde 25 personas murieron debido a los deslizamientos de lodo. La mitad de la población en el conocido destino turístico de casi 300 mil residentes no tenía electricidad. Casas abandonadas apresuradamente por sus inquilinos fueron también objeto de vandalismo: “Se trata de casos aislados pero 180 policías hacen rondas en la ciudad para garantizar la seguridad”, indicó el servicio de prensa del ayuntamiento.

Las aguas comenzaron a bajar, aunque un 75% de la región continuaba inundada y con riesgo de nuevos desmoronamientos de terreno debido a la gran cantidad de agua infiltrada sobre la vertiente de las colinas. El Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Estado de San Pablo envió especialistas para colaborar en la prevención de los desmoronamientos.

Otra gran preocupación de las autoridades es el riesgo de epidemias. Técnicos especializados en la prevención de enfermedades como la leptospirosis (transmitida principalmente por la orina de las ratas) debían llegar como refuerzo a Santa Catarina.

El ministro de Salud, José Gomes Temporao, anunció el envío de 17 toneladas de medicamentos a Santa Catarina y el desbloqueo de 100 millones de reales (43,5 millones de dólares) para la infraestructura de dispensarios de salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s