La economía dominicana en 2009



¿Cuáles son las perspectivas de la economía de RD en 2009?

Se espera una reducción de la actividad económica

Escrito por: ADOLFO MARTÍ GUTIÉRREZ (adolfomarti@codetel.net.do)

El desempeño macroeconómico de la República Dominicana en 2008 fue desigual, en medio de condiciones externas difíciles. Dada la contención de las presiones de la demanda, la desaceleración de la economía y la disminución reciente de los precios de los alimentos y los combustibles, la aceleración de la inflación verificada en el transcurso de 2008 ha sido revertida.

Como resultado de la caída precipitada de los precios de los alimentos y de la energía registrada desde octubre, que ocurrió paralelamente a la desaceleración económica mundial y a la crisis financiera internacional, la inflación retrocedió con rapidez y cerró el año en 4.5%, el nivel más bajo de los siete últimos años y la mitad de la tasa de 2007. Las políticas monetarias y cambiarias han operado como anclas para contener las expectativas inflacionarias y poder mantener la estabilidad macroeconómica. Sin embargo, el déficit fiscal y el déficit en cuenta corriente se ahondaron en 2008, y las perspectivas de crecimiento para 2009 se han debilitado significativamente. Se observa que las condiciones externas siguen siendo un riesgo a la baja crítico para la economía.

Con este contexto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha manifestado su satisfacción con el marco de política macroeconómica elaborado por las autoridades para 2009. Este marco tiene por objeto rebalancear las política fiscal y monetaria y posicionar alpaís para sortear el abrupto deterioro en el entorno externo. El ajuste fiscal programado para 2009 contribuiría a aliviar la presión sobre las cuentas externas  y posibilitaría un margen prudente para la flexibilización monetaria.

De este modo, el FMI avala la intención de las autoridades de ceñir el gasto público al financiamiento disponible de la economía, a fin de apuntalar la confianza del mercado. Aplaude las reformas estructurales encaminadas a mejorar las finanzas del sector energético y limitar su carga fiscal, y confían en que la asistencia estará más focalizada en los sectores más pobres. Si enfatiza que, en el caso de que no se materialice el financiamiento suficiente para solventar el déficit externo de la cuenta corriente, las importaciones necesitarían contraerse y, en ese escenario, recomienda considerar un control menos estricto del tipo de cambio.

Situación actual.  Como en el año precedente, la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) en 2008 ha sido impulsada fundamentalmente por la demanda interna. Durante ese año, el consumo privado y la inversión fija bruta constituyeron las principales fuerzas dinámicas del crecimiento. Al mismo tiempo, se estima que el aumento del gasto público experimentó una expansión anual de 18.6% en términos reales.

En consecuencia, su nivel relativo al PIB llegaría a 20.3%, un incremento de alrededor de tres puntos porcentuales con respecto al año precedente, lo que significa un fuerte giro en la situación fiscal dominicana. De igual modo, la presión fiscal bajaría a un valor cercano a 17.1%. Como resultado, la situación fiscal del sector público no financiero del país experimentaría un drástico vuelco en 2008, registrando un déficit por el equivalente de 3.2% del PIB (después de un superávit de 0.4% un año antes).

En cuanto a la política monetaria, el FMI sostiene que las presiones inflacionarias de origen externo obligaron a las autoridades a contraer la liquidez con la finalidad de disminuir el impacto del choque externo sobre el nivel de los precios internos. Por ello, las tasas de interés de depósitos se ajustaron gradualmente al alza, alcanzando niveles cercanos al 10%. Así, si bien el deterioro de los resultados fiscales y del entorno internacional, así como la mayor inflación, generaron algunas presiones en el mercado cambiario, éstas han sido eficazmente reducidas por las autoridades monetarias en el marco de la política de flotación administrada adoptada desde 2004.

El mayor problema se encuentra presente en el comportamiento que muestre el sector externo. Ya sabemos que el valor de las exportaciones  de bienes se mantiene hoy en el mismo nivel del pasado año. Este resultado fundamentalmente se debe al desplome de las exportaciones de ferroníquel, producto de la drástica caída (38.3%) de los precios internacionales del producto. También, las exportaciones de las zonas francas volverían a retroceder, aunque de manera menos pronunciada que en 2007 (-1.5%), debido a otro fuerte descenso de las manufacturas textiles (19%). En cambio, por un lado, el valor de las importaciones observaría un nuevo aumento (27%), principalmente debido al incremento de la factura petrolera.

Por su parte, las transferencias corrientes netas de la balanza de pagos serían casi 4% superiores a las del año anterior. Ante todo ello, el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos llegaría a un tope record de 5,800 millones de dólares, con lo cual el desequilibrio en proporción del PIB habrá subido sustancialmente de 5.3% a 12.6% en 2008. Aun así, la cuenta de capital de la balanza de pagos cerraría con un balance positivo, determinado por el sustancial crecimiento de la inversión extranjera directa, principalmente en nuevos proyectos en manufacturas y telecomunicaciones.

Las perspectivas

Se estima que la economía dominicana habría registrado un crecimiento de 4.5% en 2008. Aun-que sería la tasa más baja de los últimos cuatro años, resultaría superior a la del crecimiento demográfico, por lo que el PIB por habitante se habría incrementado 3%. La inflación anual se ubicaría en 7% y los déficit del sector público y de la cuenta corriente equivaldrían a 3.2% y 12.6% del PIB respectivamente. Por eso, en un entorno de crisis financiera internacional y retracción de la economía mundial, se espera que el ritmo de crecimiento del PIB de la RD se reduzca a 1.5% en 2009.

También se estima que la inflación anual se reduzca debido al menor crecimiento económico y la baja de las cotizaciones internacionales del petróleo. Es debido a esto que, recientemente, la Unidad de Inteligencia de la prestigiada revista británica “The Economist” ha cuestionado el discurso optimista del Presidente  Fernández y ha pronosticado una reducción de la inversión extranjera y de las remesas y un crecimiento del PIB de sólo 3% para 2009. Según el informe de la revista correspondiente a noviembre, “el flujo de inversión extranjera directa registrará una fuerte caída, al igual que la demanda de bienes y servicios”.

La revista explicó que con el déficit comercial con Estados Unidos, y con una inflación en ascenso, los efectos de la crisis “comenzarán a golpear a la economía local”. “Si como se espera, las condiciones económicas afectan negativamente a las exportaciones dominicanas, las remesas y el turismo, el Gobierno enfrentará fuertes presiones para estimular la producción y el consumo, mientras su capacidad para actuar estará constreñida por los limitados recursos fiscales”. De forma contraria a los discursos optimistas, la prestigiada publicación británica prevé la inminente reducción de la inversión extranjera durante los dos próximos años debido a la falta de confianza.

No obstante, en la sexta edición del informe “Doing Business 2009” del Banco Mundial, la Re-pública Dominicana integra por primera vez el grupo de los 10 países más importantes en lo que se refiere a reformas para la regulación de las actividades comerciales y registra avances en cuatro de las 10 esferas que abarca el informe, incluyendo amplias reformas tributarias. Es debido a eso que el Presidente Leonel Fernández sostiene que, a pesar de la crisis financiera internacional, RD seguirá siendo un destino preferido para la inversión extranjera. Afirmó que el desempeño del turismo y las zonas francas se mantendrán en 2009 como importantes fuentes de ingreso de divisas, aunque con niveles de crecimiento menores al promedio.

También manifestó que el gobierno suscribirá un acuerdo de monitoreo del desempeño de la economía dominicana con el FMI, “para de esa manera garantizar la continuidad de la estabilidad y la con-fianza en nuestros mercados, a pesar de las condiciones de vorágine financiera internacional”.

La cifra

8.0% es la tasa  de crecimiento promedio estimada por el FMI para la economía dominicana entre 2006 y 2008. El FMI y RD tuvieron un acuerdo de dos años por 695.1 millo-nes de dólares que concluyó el 31 de enero de 2008.

Zoom

Asegura un 2009 próspero. El Gobierno está confiado en que el presente año será de prosperidad a pesar de los vaticinios negativos que abaten las economías del mundo basando su optimismo en el saldo global previsto en la balanza de pagos que podría ser de US$240 millones de dólares. Las perspectivas económicas estarán sustentadas en un crecimiento del sector turístico y una renovación de las zonas francas, sustentadas en millonarias inversiones.

Precisó que para este año, la inversión en el sector turismo es estimada en alrededor de US$1,411.6 millones. Tomando en consideración el entorno económico internacional, se estima que para 2009 el sector de zonas francas se enfrentará a grandes retos, pero al mismo tiempo podrá encontrar grandes oportunidades, pues el nivel de confianza de los empresarios, sobre el clima de negocios de nuestro país, ha mejorado sustancialmente con relación a años anteriores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s